viernes, 26 de mayo de 2017

Buenos Aires



                                             Antes yo te buscaba en tus confines
                                             que lindan con la tarde y la llanura
                                             y en la verja que guarda una frescura
                                             antigua de cedrones y jazmines.

                                             En la memoria de Palermo estabas,
                                             en su mitología de un pasado
                                             de baraja y puñal y en el dorado
                                             bronce de las inútiles aldabas,

                                             con su mano y sortija. Te sentía
                                             en los patios del Sur y en la creciente
                                             sombra que desdibuja lentamente

                                             su larga recta, al declinar el día.
                                             Ahora estás en mí, eres mi vaga
                                             suerte, esas cosas que la muerte apaga.
                                       

"Buenos Aires" Soneto de Jorge Luis Borges.
Poema de la selección. "El otro, el mismo II"(1965-1967).
Interpretación: FEDERICO
Música: "Adiós Nonino". Piazzolla interpreta a Piazzolla.
Fotografía: Laura B.

domingo, 14 de mayo de 2017

Oda III A Francisco Salinas




Fray Luis de León (1527- 1591)
Música: Alessandro Marcello. Adagio. Concierto para oboe y cuerda.
Interpreta: FEDERICO

Francisco Salinas era Catedrático de Música de la Universidad de Salamanca.
Fray Luis de León trasmite aquí la idea heredada de los pitagóricos y platónicos y que adquiere relevancia en el Renacimiento: el Universo como un cosmos musical y en este poema se canta a la capacidad de rememorar que tiene la música. Así, Salinas con su ejecución, lleva al alma del hombre a recordar el orden cósmico y divino.
Salinas era un organista ciego y Fray Luis invita a oirlo y exalta y canta su virtud, capaz de producir el éxtasis del alma y su comunión con el Todo.

jueves, 4 de mayo de 2017

" Noche oscura"



 
   San Juan de la Cruz (1542-1591), es un poeta de sentimiento religioso, de un misticismo simbolista.
  "Noche oscura" es el encuentro del alma con Dios, guiada por la luz del amor, luego de atravesar
   las  tres vías, purgativa, iluminativa y unitiva, donde se concreta el matrimonio espiritual.
   La poesía puede tener una lectura primera, el amor humano; otra, el amor espiritual, místico.

                                                       NOCHE OSCURA
                                                   
                                                       En una noche oscura
                                                       con ansias en amores inflamada
                                                       ¡oh dichosa ventura!
                                                       salí sin ser notada
                                                       estando ya mi casa sosegada,
                                                       a oscuras y segura
                                                       por la secreta escala disfrazada,
                                                       ¡oh dichosa ventura!
                                                       a oscuras y en celada
                                                       estando ya mi casa sosegada.
                                                       En la noche dichosa
                                                       en secreto que nadie me veía
                                                       ni yo miraba cosa
                                                       sin otra luz y guía
                                                       sino la que en el corazón ardía.
                                                       Aquesta me guiaba
                                                       más cierto que la luz del mediodía
                                                       adonde me esperaba
                                                       quien yo bien me sabía
                                                       en parte donde nadie parecía.
                                                       ¡Oh noche, que guiaste!
                                                       ¡Oh noche amable más que la alborada!
                                                       ¡Oh noche que juntaste
                                                       amado con amada,
                                                       amada en el amado transformada!
                                                       En mi pecho florido,
                                                       que entero para él solo se guardaba
                                                       allí quedó dormido
                                                       y yo le regalaba
                                                       y el ventalle de cedros aire daba.
                                                       El aire de la almena
                                                       cuando yo sus cabellos esparcía
                                                       con su mano serena
                                                       y en mi cuello hería
                                                       y todos mis sentidos suspendía.
                                                       Quedeme y olvideme
                                                       el rostro recliné sobre el amado;
                                                       cesó todo, y dejeme
                                                       dejando mi cuidado
                                                       entre las azucenas olvidado.


Interpretación: FEDERICO
Imagen: "Amor y Psique"; 1787- 1793. Antonio Canova.
Música: "Adagio in D minor" Alessandro Marcello.

lunes, 1 de mayo de 2017

Comparaciones



Texto: Idea Vilariño (1920-2009)
Interpretación: FEDERICO
Música:Rivers flows in you. Compositor e intérprete: Yiruma.

lunes, 17 de abril de 2017

Tus palabras


Agradezco a Federico por distinguir este espacio con su interpretación y por la selección en cada caso de la música de fondo.
Musica: Tchaicovsky.
Texto: CFC

domingo, 12 de marzo de 2017

El Salguero



En el jardín de mi casa crecen dos pomares Golden de mediano porte. Todas las primaveras se adelanta su floración a la de otros manzanos de clase distinta y se llenan de flores de un leve color rosado. Toda una belleza. Germinan con facilidad y en un momento dado cuando los frutos son aún muy pequeños, el borde de las hojas se ennegrece y se pliega hacia dentro, fruncido y feo. Más adelante, las manzanas se van salpicando de manchas y cuando llegan a su pleno desarrollo están agrietadas y deformes. 
En vista de esta calamidad, busqué consejo y le apliqué cobre en aspersión. No hubo mejores resultados. Tan fue así que sopesé emplear el hierro, dado que el cobre no sirvió. Me refiero a que pensé en talarlos. 
Pero me duele hacerlo porque hace años experimenté una vivencia que me marcó. 
Había entonces en un ricón del jardín un árbol insignificante, que ni era bello ni tenía bonitas flores ni fruto que conociera. Además, tenía las hojas ralas y pequeñas, de un verde pálido y apagado, por lo que ni siquiera era agradable la sombra que daba. Decidí talarlo. Y un día me acerqué a él hacha en ristre (una vieja herramienta de hoja ancha y bien templada que heredé de mis mayores). Calculé dónde iba a asestarle el primer golpe y, volteando el hierro, descargué un potente hachazo en la base del tronco: resultó una herida profunda y oblicua. Volví a golpear en el mismo sitio y cayó al suelo una cuña de madera, como un gajo de naranja. Cuando iba a descargar otro golpe más reparé en la herida abierta y noté que la entraña de madera blanca se había enrojecido; tal parecía que se había teñido de sangre. Me sentí mal y detuve la tala. Hoy, la herida ha cicatrizado, han nacido anillos de corteza que rellenan casi todo el hueco de mi salguero; porque así se llama este árbol mío, al que prefiero sobre todos los demás. 
Si alguna vez decidís talar un árbol, hacedlo con un hacha. No empleéis la odiosa sierra mecánica, que convierte la muerte de un árbol en una maniobra prosaica e innoble. Además, si yo lo hubiese hecho en aquella ocasión, la rapidez de la ejecución sumaria no me hubiese dejado reflexionar sobre lo que estaba haciendo. Y hoy no tendría este no sé si hermoso pero querido árbol.


Autor: Federico.

Agradezco a Federico su colaboración . Como todos sus escritos, emotivo, inspirador. Un estilo brillante que lo  caracteriza y que en este relato nos conmueve.

viernes, 17 de febrero de 2017

HAIKU: Poesía de Japón

Desde sus comienzos, la literatura japonesa tuvo una métrica importante.
El haiku se desprendió de una forma mayor para ser una forma en sí misma. Consta de tres versos, de 5, 7, y 5 sílabas, respectivamente, pero no se trata de una métrica fija.Ya en el siglo VIII hay poemas donde aparece la característica del haiku. 
Tres grandes nombres tiene la poesía del haiku: Matsuo Bashó, Yosa Buson, Kobayashi Issa.
En esta expresión, falta el verbo muchas veces y la imagen se transmite a través de sustantivos y adjetivos y su poética se basa en el asombro y la emoción que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza.
Para Bashó es "el aquí y el ahora", la iluminación; para Buson, la belleza; para Issa, la compasión por todos los seres.
El haiku transforma en eternidad, el instante fugaz.



Matsuo Bashó (1644-1694)

Cae del árbol
y derrama su agua
una camelia.

A cada ráfaga
se desplaza en el sauce
la mariposa.

Este camino
ya nadie lo recorre
salvo el crepúsculo.

Yosa Buson (1715-1783)

Un aguacero.
Se agarran a las hierbas
los gorriones.


Frescor matinal.
De la campana se aleja
el tañido de la campana.

Cada mañana
¿dónde va pensativa
la primavera?

Kobayashi Issa (1763-1827)

De no estar tú
demasiado enorme
sería el bosque.

El ciruelo florece, 
el ruiseñor canta;
pero yo estoy solo.

Tú, caracol,
mira bien, mira bien,
tu propia sombra.

La imagen corresponde a una pintura de Katsushika Hokusai (1760-1849).
Los haikus pertenecen a una Selección de Haikus clásicos de diverso origen.

domingo, 12 de febrero de 2017

Poesía china

Tengo en mis manos una antología de poesía china, obsequio de un amigo, hace ya muchos años.
En homenaje y recuerdo de aquella amistad escojo algunas entre ellas. 
Aquellas charlas sobre literatura y poetas y su conocimiento sobre la poesía de China y de Japón como así de sus lenguas, me acercó a esta poética y pude deleitarme con ella a pesar de depender de una traducción que no puede transcribir caracteres, tonos y transparencias tan sutiles.
No haré aquí una historia de esta poesía; sólo  las fechas conocidas de los poetas escogidos.
China es un país de poetas y la influencia de tres grandes corrientes fislosófico-religiosas de Oriente, el taoísmo, el confucionismo, el budismo se manifiesta en su poemática.



Canción de mujer

No puedo detener las ruedas de su coche.
No puedo atar las patas de su caballo.
Y detesto el camino que dispersa su corazón.
Chang Hu (Siglo IX)

Tormenta

Maldije a la lluvia que, azotando mi techo, no me dejaba dormir.
Maldije al viento que me robaba las flores de mis jardines.
Pero tú llegaste y alabé a la lluvia cuando te quitaste la túnica empapada.
Pero tú llegaste y alabé al viento, lo alabé porque apagó la lámpara.
Wu Kieng (Siglo XIX)


El perfume de las flores

Las flores, ya marchitas, caen
y son llevadas por el viento del otoño;
pero el perfume de las flores...
¿Adónde va el perfume de las flores?
Li Tchang-Yin  (Siglo VIII)

Agua

Me asomé al río Yang T´se, 
me seducía la transparencia de sus aguas
y las quise aprisionar entre mis manos
pero me fue imposible.
Hoy, admirando tu belleza,
quise, amante,
aprisionarla con mi cariño,
pero se me fue, fugitiva,
como el agua.
Anónimo (Siglo I)

Selección de "Poesía china"
Compañía General Fabril Editora.
Buenos Aires. 1960
Selección de distintos orígenes y autores.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Avecica del campo



"Tenía corazón de avecica del campo. Tórtolo híbrido de halcón y de ave del paraíso, pajaruelo alicaído que olvidó liberar Noé cuando bajaron las aguas y que allí se quedó por años, en un rincón entre cuadernas, picoteando las semillas forrajeras de los bóvidos y los alpistes trigueños de los colibríes reales. Luego, un día se atrevió a salir a la intemperie..., pero nunca pudo acomodar el vuelo al de las demás aves que tachonaban los cielos de los verdes campos del Edén. Y que por eso, ahora es como es.".*

 Autor de Avecica del campo y audio: Federico.
 Música: Oblivion. Autor: Astor Piazzolla ( en bandoneón en esta versión).
*Se reproduce el texto del audio para aquellos visitantes hipoacúsicos, en el caso de autores que no registren publicación.