domingo, 20 de mayo de 2018

"Mi alma tiene prisa"

 Este poema me lo envió un amigo que vive en San Francisco- California para que lo comparta con mis amigos y , también, con quienes pasan circunstancialmente por este espacio.
¡Gracias G. !


Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr a nada.
Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a manipuladores y oportunistas.
Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa...
Sin muchos dulces en el paquete.
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír de sus errores.
Que no se envanezca con sus triunfos.
Que no se considere electa antes de hora.
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.
Y que desee tan sólo , andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas...
Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí... tengo prisa...por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan...
Estoy seguro de que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final, satisfecho y en paz, con mis seres queridos y con mi conciencia.
Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta de que sólo tienes una.

Mario de Andrade (Sao Pablo- Brasil). 1893-1945
Poema (Golosinas)
Poeta, novelista, ensayista, musicólogo.
Fue uno de los fundadores del modernismo brasileño.


martes, 15 de mayo de 2018

Garúa de Palermo

Hace ya unos días, rebuscando en la biblioteca de la casa que había recibido en herencia una amiga, hallé un fajo de cuartillas polvorientas ceñidas por un bramante azul.
Se lo hice notar a Alicia y pasamos la tarde leyendo.
En una de esas hojas amarillas por el tiempo, en letra armoniosa y cultivada, provocó mi emoción este escrito que les ofrezco...




Caminas por la vereda derramando la lisura y el menudo pie te lleva rauda hacia ese templo de la danza que hay en Belgrano.
Cuando yo duerma, tú estarás distendiendo el torso, elevando los brazos, alzando las piernas.
Mientras, mi otra alma porteña se desplegará avizorando sobre los tejados de Buenos Aires, y se posará en un árbol frondoso de la calle Guatemala.
Con ojos de ave nocturna, con la agudeza que da la devoción, doblará la esquina de la manzana pareja y se abatirá sobre una cornisa de piedra blanca antigua, en la vereda de enfrente, aquella que un Borges adolescente miró por última vez antes de embarcar hacia Europa.
Volvió y ya nada era igual.
Porque él tampoco era el mismo que un día fue, cuando atisbó a través de los cristales grasientos de un galpón rosado el centelleo de un cuchillo, en puño de un compadrito resentido y duro.
Luego el retorno al café, embebida de tango y de garúa.
Y apareces en el umbral, con el bolso terciado en bandolera. Llueve.

Werther

viernes, 11 de mayo de 2018

Certeza

Imagen:Gustav Klimt (1862-1918)
Voz: Federico
"Certeza" : CFC

I Ching



                                                          El porvenir es tan irrevocable
                                                          Como el rígido ayer. No hay una cosa
                                                          Que no sea una letra silenciosa
                                                          De la eterna escritura indescifrable
                                                          Cuyo libro es el tiempo.Quien se aleja
                                                          De su casa ya ha vuelto.Nuestra vida
                                                          Es la senda futura y recorrida.
                                                          El rigor ha tejido la madeja
                                                          No te arredres. La ergástula es oscura,
                                                          La firme trama es de incesante hierro,
                                                          Pero en algún recodo de tu encierro
                                                          Puede haber una luz, una hendidura.
                                                          El camino es fatal como la flecha
                                                          Pero en las grietas está Dios, que acecha.

Jorge Luis Borges
(Para una versión del "I King")
Comentarios: Richard Wilhem.
Editorial Sudamericana(1986)

                                   

martes, 8 de mayo de 2018

Compañera


Quisiera ser esa compañera
que te arrope el alma
sólo eso
 aunque no esté mi piel
ni mis ojos
para mirarte
ni mis manos
para tocarte
y saberte
cómo y qué
pero estar
para ti
que creaste sueños
y caminaste con ellos
por aquellas calles...
Calles de una ciudad distante
de gorriones, aleros, fuentes y parques
el viento en la noche,
voces, cantos,
luces de soles
colgados en mi ventana del Sur
rincón breve pero claro
y una calle
de un homónimo celeste…
¡Cómo olvidarlo!
Más fuerte que el amor
la presencia
la palabra acompañante
y unas notas que anunciaban
la llegada...
Soñar es fácil
creer es otra cosa;
es entrar, abrir puertas,
llorar y reír
tan sólo con algunas letras
porque todo tiene que ver
con una y, a la vez,
con varias cosas 
iguales y distintas
querer sin pretender
sin pedir
sin ofender
con aceptar
que no significa renunciar
eso
que llaman
Dar
y que hay que
conjugar.


CFC


Foto aportada por la autora.

sábado, 14 de abril de 2018

Para vos


                                                                                        Su amor es callado como callado
                                                                                 es el rocío en cada pétalo de la más
                                                                                 bella, delicada y pequeña rosa.      


Llegaste a mi vida una mañana de invierno. Había llovido y te guareciste debajo del calefactor que daba al jardín. Hambrienta, posiblemente castigada, se podían contar tus huesos... Pequeña de proporción; un año y medio o dos y la evidencia de una cría.
Cuando me acerqué, llorabas, y extendiste tu patita hacia mí como en defensa o caricia.
Y sólo susurré: ¡"Mía, sos mía!"
Llevamos ocho años juntas. Pudiste disfrutar de un parque extenso y correr y saltar.
Saltabas alto, muy alto.
"Negrita...los pájaros vuelan", te explicaba entre mis brazos.
Pero tenés alas.  Sos el ángel que me protege. Desde el primer día descubriste mis estados de ánimo. Aunque te encontraras a distancia sabías que lloraba en silencio y corrías a separar con tus patitas las manos de mi cara y bebías mis lágrimas.
Si yo reía, festejabas mi risa corriendo de un lado a otro, te volcabas  en mi pecho y tus ladridos parecían reír conmigo.
Perdimos el parque y nos encontramos en un espacio exiguo.
Juntas caminamos alegrías y tristezas por un barrio inolvidable que se nos metió en el alma.
Me llevabas a buscar las flores que recordabas de tus paseos: glicinas colgando de muros, o rosas o jazmines asomando entre rejas de las casas. Porque te gustan las  flores.
Metías en ellas tu hocico, y te demorabas como atrapando su perfume.
Inteligente, cariñosa, paciente, perseverante. No tuve que enseñarte nada; todo lo entendías al instante.
Te atraen esos comercios que venden diversos productos para artistas: acrílicos, óleos, papeles de colores, pinceles, maderas decoradas...
En "Araminda" abrieron su puerta y entraste; les llamó la atención que te quedaras tanto tiempo mirando sus vidrieras. Sentada,quieta, observabas todo a tu alrededor, sin tocar nada.  
Ahora te cuento que Silvia te extraña y le prometí llevarte a su nueva Tienda.
Tal vez naciste en un lugar así; nunca lo supe en mi búsqueda. Pensaba que estabas perdida y que te esperaban. No lo encontré y pienso que fue lo mejor . El médico veterinario notó en tu conducta que te habían castigado. Un rollo de papel de periódico en la mano y corrías a esconderte con la cola entre las patas.
Hablás. Tus palabras están en tus ojos, en tu mirada. No hay mentiras ni traiciones, ni dobleces.
 Negrita, esto que escribo es para decirte que tengo delante de mí un camino corto y, a veces, cuando estás recostada a mi lado, pienso : "No quiero que te vayas antes que yo, mi Negrita".
Mi compañera de cuatro patas...

CFC



lunes, 5 de marzo de 2018

Avecica del campo



"Tenía corazón de avecica del campo. Tórtolo híbrido de halcón y de ave del paraíso, pajaruelo alicaído que olvidó liberar Noé cuando bajaron las aguas y que allí se quedó por años, en un rincón entre cuadernas, picoteando las semillas forrajeras de los bóvidos y los alpistes trigueños de los colibríes reales. Luego, un día se atrevió a salir a la intemperie..., pero nunca pudo acomodar el vuelo al de las demás aves que tachonaban los cielos de los verdes campos del Edén. Y que por eso, ahora es como es.".*

 Autor de Avecica del campo y audio: Federico.
 Música: Oblivion. Autor: Astor Piazzolla ( en bandoneón en esta versión).
*Se reproduce el texto del audio para aquellos visitantes hipoacúsicos, en el caso de autores que no registren publicación.

La voz para Alejandra...

La poesía de Alejandra Pizarnik tiene voz. No la suya; sólo hay un registro y no de su poesía. A todos aquellos que pasan por este espacio, les dejo aquí la voz que interpreta el alma poética de Alejandra como nadie hasta ahora. Cada uno de los audios de este blog le pertenecen; manufactura sencilla, sin la elaboración técnica de un Estudio de grabación... A él, a Federico, le agradezco como siempre su valiosa colaboración que distingue, realza, cada entrada. No sólo colabora con su interpretación; también escribe, y en este blog hay algunos escritos suyos que son tan sólo una muestra de su talento creativo. ¿Por qué otra poesía de Alejandra? Federico me ha enviado “Noche; Pizarnik es una de mis poetas favoritas. Al escucharlo, quise compartirlo con todos ustedes para que la emoción y el deleite no fuesen solamente míos. A todos los visitantes, a los que miran, a los que miran y leen, a los que dejan su apreciado comentario, les doy las gracias. Cada palabra de ustedes hace que el blog siga viviendo. "Noche";de La última inocencia (1956). Música: Claro de luna (Beethoven).

El Salguero



En el jardín de mi casa crecen dos pomares Golden de mediano porte. Todas las primaveras se adelanta su floración a la de otros manzanos de clase distinta y se llenan de flores de un leve color rosado. Toda una belleza. Germinan con facilidad y en un momento dado cuando los frutos son aún muy pequeños, el borde de las hojas se ennegrece y se pliega hacia dentro, fruncido y feo. Más adelante, las manzanas se van salpicando de manchas y cuando llegan a su pleno desarrollo están agrietadas y deformes. 
En vista de esta calamidad, busqué consejo y le apliqué cobre en aspersión. No hubo mejores resultados. Tan fue así que sopesé emplear el hierro, dado que el cobre no sirvió. Me refiero a que pensé en talarlos. 
Pero me duele hacerlo porque hace años experimenté una vivencia que me marcó. 
Había entonces en un ricón del jardín un árbol insignificante, que ni era bello ni tenía bonitas flores ni fruto que conociera. Además, tenía las hojas ralas y pequeñas, de un verde pálido y apagado, por lo que ni siquiera era agradable la sombra que daba. Decidí talarlo. Y un día me acerqué a él hacha en ristre (una vieja herramienta de hoja ancha y bien templada que heredé de mis mayores). Calculé dónde iba a asestarle el primer golpe y, volteando el hierro, descargué un potente hachazo en la base del tronco: resultó una herida profunda y oblicua. Volví a golpear en el mismo sitio y cayó al suelo una cuña de madera, como un gajo de naranja. Cuando iba a descargar otro golpe más reparé en la herida abierta y noté que la entraña de madera blanca se había enrojecido; tal parecía que se había teñido de sangre. Me sentí mal y detuve la tala. Hoy, la herida ha cicatrizado, han nacido anillos de corteza que rellenan casi todo el hueco de mi salguero; porque así se llama este árbol mío, al que prefiero sobre todos los demás. 
Si alguna vez decidís talar un árbol, hacedlo con un hacha. No empleéis la odiosa sierra mecánica, que convierte la muerte de un árbol en una maniobra prosaica e innoble. Además, si yo lo hubiese hecho en aquella ocasión, la rapidez de la ejecución sumaria no me hubiese dejado reflexionar sobre lo que estaba haciendo. Y hoy no tendría este no sé si hermoso pero querido árbol.


Autor: Federico.

Agradezco a Federico su colaboración . Como todos sus escritos, emotivo, inspirador. Un estilo brillante que lo  caracteriza y que en este relato nos conmueve.

domingo, 4 de marzo de 2018

Palimpsesto

 Atardece. El sol apenas se muestra a través del ventanal. Aunque corridas las cortinas, la luz natural era incierta. Algunas nubes anunciaban lluvia...Garúa...
Alicia había perdido el entusiasmo primero con las cuartillas, pero el misterio de aquellos manuscritos me empapó el alma. Había encontrado emoción, y no quería dejarla. Intrigada por saber qué me darían aquellas hojas con tiempo e historias..Tal vez, algún amor imposible, frustrado por la vida y sus designios... ¿Las habría?
Alicia consideró mis pocas ganas de abandonar aquello y me ofreció tenerlas conmigo y que le contara si hallaba algo interesante.
Encontré esto, una pequeña joya:


Gracias a los zapatos de gamuza albina -que acarician los caminos y que no dejan huella ni aun en los yesares- y al palimpsesto, podemos conservar la antigua traza itineraria o volver a leer lo que -incautos, remordidos o furiosos- borramos algún día del pasado.


A veces, paseando por la Arcadia, descubro icnitas de mi pisar adolescente, ahora microlagos en donde desova el sapillo moteado y abreva la procesionaria de los pinos. Y no es raro que en el desván de la casa descubra tablillas de cera negra - allí la miel y la cera son oscuras, porque las abejas liban de las profusas matas de dalia nigra y del brezal azabachado- con las crónicas de mis ancestros, sedimentadas las unas sobre las otras de modo que, con las modernas artes de la ciencia, he recuperado un buen montón de historias de aquel valle, relación de ajuares, deudas y gabelas, y aun mañosos relatos de gente bien dotada para las narraciones intrascendentes.

"La noche" Alejandra Pizarnik

Poeta argentina (1936-1972) "Escribir un poema es reparar la herida fundamental, desgarradora, porque todos estamos heridos." Intensa y original, sentía insuficiente, limitado, el lenguaje para contar su interior atravesado por miedos: la vejez, la locura. Pero preserva su infancia y el humor. Su lenguaje poético rompe esquemas e inaugura el propio: "Sospecho que lo esencial es indecible", dice. Su exigencia se manifiesta en la crítica y en la reflexión sobre la música, la pintura, la tradición literaria. "La noche", de: "Las aventuras perdidas" (1958). En el decir y en la voz de Federico quien realza y distingue este espacio y a quien agradezco su colaboración.

sábado, 3 de marzo de 2018

Morir en primavera...

Para Alejandra, la muerte era un reencontrarse con la vida, esa vida desconocida pero nombrada, como la mano que se extiende para levantarte, la mano que puede acariciar y sostener. Y salvar. No hubo, como en A.Casona, nadie que levantara un cartel con aquellas palabras que dan nombre a su obra de teatro. No tuvo un "Prohibido suicidarse en primavera". No tuvo una "Alicia" en ese instante que no es de decisión. No hay decisión ninguna en el suicidio. Hay un dolor que te agoniza, un dolor que te va cortando el aire que respiras, un dolor que quema y no hay agua que lo apague. Y mientras se da vueltas sobre sí mismo, mientras los ojos buscan una luz que sea bálsamo por un momento, de pronto, hay una ventana abierta y un pájaro que vuela, o una calle bordada de azules jacarandás y el cielo arriba. O una almohada para descansar y una rosa en el pecho. "Pero creo que mi soledad debería tener alas". Poema:Alejandra Pizarnik, "Mucho más alla´" (Las aventuras perdidas- 1958). En la voz de Federico. Música: Sarabande.Handel,G.F.(1685-1759).

viernes, 26 de mayo de 2017

Buenos Aires



                                             Antes yo te buscaba en tus confines
                                             que lindan con la tarde y la llanura
                                             y en la verja que guarda una frescura
                                             antigua de cedrones y jazmines.

                                             En la memoria de Palermo estabas,
                                             en su mitología de un pasado
                                             de baraja y puñal y en el dorado
                                             bronce de las inútiles aldabas,

                                             con su mano y sortija. Te sentía
                                             en los patios del Sur y en la creciente
                                             sombra que desdibuja lentamente

                                             su larga recta, al declinar el día.
                                             Ahora estás en mí, eres mi vaga
                                             suerte, esas cosas que la muerte apaga.
                                       

"Buenos Aires" Soneto de Jorge Luis Borges.
Poema de la selección. "El otro, el mismo II"(1965-1967).
Interpretación: FEDERICO
Música: "Adiós Nonino". Piazzolla interpreta a Piazzolla.